Conoce cuáles son los riesgos y las consecuencias de la pérdida de un diente.

La boca es como un puzzle en el que todas las piezas encajan, de manera que cuando se pierde un diente tienden a producirse desequilibrios y problemas que afectan al resto de piezas. Por ello es recomendable que se tomen las medidas correctivas necesarias y se restaure la pieza perdida lo antes posible.

Consecuencias de la pérdida de un diente

1 Problemas de masticación y desgaste de las piezas dentales

Cuando masticamos, al quedar un zona hueca debido al diente perdido, los alimentos impactan con la encía, lo cual puede dañarla y provocar molestias. A su vez esto hace que tendamos a masticar más por el otro lado, provocando una sobrecarga de los dientes implicados que puede dar lugar a dolores adicionales y desgaste.

2 Movimientos dentales, sarro, caries y periodontitis

Las ausencia de piezas hace que los dientes adyacentes tiendan a moverse para ocupar el hueco que ha quedado libre, de manera que pueden quedar contactos interdentales irregulares que favorecen la retención de alimentos y dificultan la higiene dental, lo cual aumenta el riesgo de aparición de caries, sarro, fracturas, sangrado, inflamación de encías y periodontitis.

Esto suele ser especialmente grave en el caso del diente contrario, ya que al no tener un contacto al otro lado puede tender a erupcionar excesivamente, quedando una importante proporción de la raíz fuera del hueso, con todos los riesgos que ello conlleva.

3 Pérdida de hueso

Otra de las consecuencias de la pérdida de un diente es el riesgo de atrofia del hueso que lo soportaba a medida que pasa el tiempo debido al desuso, lo cual puede derivar en procedimientos dentales más complejos cuando el paciente decide tratarse.

4 Problemas digestivos

La pérdida de dientes provoca una peor masticación, lo que puede dar lugar a problemas digestivos.

5 Dificultades de pronunciación

La falta de determinadas piezas dentales puede provocar dificultades de pronunciación.

6 Incomodidad al sonreír y problemas de autoestima

La ausencia de dientes, sobre todo en las zonas más visibles de la boca, provoca que algunos pacientes se encuentren incómodos al sonreír, se tapen con frecuencia la boca e incluso desarrollen problemas de autoestima.

Vídeo sobre las consecuencias de la pérdida de un diente

En este vídeo del Consejo General de Dentistas de España puede comprobar de una manera visual y bien explicada las consecuencias de la pérdida de un diente:

Un tratamiento precoz ayuda a prevenir la mayoría de problemas

Cuanto antes se reponga la pieza dental perdida menor será el riesgo de desarrollo de problemas y de necesidad de tratamientos de implantes dentales y rehabilitación oral más complejos.

Te invitamos a compartir este artículo entre tus familiares y amigos para que conozcan mejor cuáles son las consecuencias de la pérdida de un diente y acudan a su dentista antes de que empeore el estado de su boca.