Conoce cómo se relacionan esclerosis múltiple y salud bucodental y aprende algunos consejos que pueden ayudarte a mantener una boca sana.

¿Qué es la esclerosis múltiple?

La Esclerosis Múltiple es una patología degenerativa, inflamatoria y crónica del sistema nervioso, de origen autoinmune, que afecta a la médula espinal y el cerebro.

Se caracteriza por el ataque del sistema inmunitario a la vaina protectora (mielina) que recubre las células nerviosas, la cual resulta dañada y presenta cicatrices (esclerosis) e inflamación, provocando el entorpecimiento -o interrupción- de los impulsos nerviosos. Debido a ello, algunos de los síntomas más reconocibles de esta enfermedad son:

• Debilidad muscular.

• Temblores.

• Problemas de visión.

• Dificultades para la coordinación y el equilibrio.

• Sensación de picor, hormigueo, entumecimiento, pinchazos.

• Déficits en la capacidad de pensamiento y memoria.

• Etc.

¿Qué es la esclerosis múltiple?

Actualmente la esclerosis múltiple no tiene cura, pero existen tratamientos que pueden ayudar a controlar los síntomas y mejorar el curso de la enfermedad.

La esclerosis múltiple puede ser perjudicial para la salud bucodental

La esclerosis múltiple puede repercutir negativamente en la salud bucodental de los pacientes por diferentes motivos, dentro de los cuales cabe destacar los siguientes:

1. Puede dificultar o impedir la realización de acciones fundamentales para la higiene bucodental

Algunos síntomas característicos de la esclerosis múltiple como los problemas de movilidad, los temblores, la espasticidad (contracción muscular permanente), los cambios sensoriales en las manos o la fatiga, pueden dificultar o impedir acciones fundamentales para la higiene bucodental, como el cepillado, el uso del hilo dental o la realización de enjuagues.

Además, cabe señalar que en ocasiones ni el propio paciente ni las personas responsables de su cuidado (en caso de haberlas) son conscientes de este deterioro en la higiene hasta que se desarrollan los problemas bucodentales correspondientes: caries, enfermedad periodontal, pérdida dentaria, etc.

Sin olvidar que cuando los enfermos son muy dependientes, los cuidadores deben asumir todos o gran parte los cuidados bucodentales, y es frecuente que desconozcan las técnicas necesarias para cuidar adecuadamente la higiene bucodental del paciente.

2. Se asocia con la xerostomía y otros problemas bucodentales

La esclerosis múltiple se asocia a una pérdida en la capacidad para producir saliva provocada tanto por la propia enfermedad, como por la medicación que suele prescribirse para la misma.

La sequedad bucal o xerostomía favorece la aparición de caries, infecciones, sensibilidad dental, enfermedades periodontales (de las encías), úlceras bucales, alteraciones del gusto, problemas de masticación, o halitosis (mal aliento), entre otras patologías. Además, el empleo de medicamentos que suprimen el sistema inmune puede promover o intensificar buena parte de los problemas señalados.

Y a su vez, habría que sumar el hecho de que la fibrosis y los depósitos de colágeno característicos de la esclerosis múltiple pueden dañar diferentes tejidos y estructuras de la boca.

3. A veces provoca que se tienda a restar importancia a la salud oral

La esclerosis múltiple es una enfermedad que determina en buena medida la vida de los pacientes y generalmente hace que muchos esfuerzos se centren en ella, lo cual puede provocar que las patologías bucodentales -junto a otras muchas- pasen a un segundo plano y no sean atendidas adecuadamente.

Este comportamiento suele verse reforzado a medida que problemas como la fatiga o las limitaciones de movilidad son mayores.

Tener una boca saludable ayuda frente a esta enfermedad

Mantener una higiene oral correcta es muy importante para digerir bien la comida y mantener un buen estado nutricional, ya que gracias a ello se evitan patologías bucodentales que dificultan la masticación y deglución.

Si no se tiene esto en cuenta es probable que las digestiones se vayan haciendo más complicadas, se eliminen de la dieta alimentos relevantes y en general empeore la nutrición del paciente.

Además, la esclerosis múltiple puede por sí misma dificultar la masticación, respiración, fonación y deglución, lo cual hace todavía más importante que no haya patologías bucodentales que empeoren estos problemas.

Y tampoco habría que olvidar que poder disfrutar de la comida y las actividades sociales relacionadas con la misma es beneficioso para el estado general del enfermo.

Por otro lado, también es bueno recordar que la salud bucodental podría tener repercusiones directas sobre la esclerosis múltiple, debido, entre otras cuestiones, a que las infecciones empeoran determinados síntomas de la enfermedad; e incluso hay líneas de investigación que señalan que controlar patologías como la periodontitis (infección de las encías) podría ayudar a reducir la inflamación sistémica de estos pacientes y mejorar con ello la evolución de la esclerosis múltiple.

Desde esta perspectiva, también existen estudios que indican una posible relación entre la periodontitis y otras patologías sistémicas con un componente inflamatorio, como la artritis reumatoide, determinadas enfermedades cardiovasculares o la diabetes.

Dentista explica la posible relación existente entre la enfermedad periodontal y determinadas patologías sistémicas inflamatorias.

En cualquier caso, siempre hay que tener en cuenta que la esclerosis múltiple es una enfermedad compleja, de forma que cuidar la salud bucodental puede aportar en los términos señalados anteriormente, pero no debe entenderse como una condición que ayuda a la curación (pues de momento no la hay) o que por sí misma va a cambiar de manera decisiva el curso de la enfermedad.

Más bien parece razonable tener presente que una buena salud oral es algo beneficioso para el paciente e incluso podría ayudar específicamente frente a la esclerosis múltiple (asumiendo que para confirmar esta última afirmación hacen falta estudios más sólidos).

Consejos de higiene bucodental específicos frente a la esclerosis múltiple

Anteriormente se ha señalado que la esclerosis múltiple puede perjudicar la salud bucodental por diferentes causas (limitaciones para las tareas de higiene, xerostomía, etc.), con lo que quizás sea de tu interés conocer algunos consejos específicos que ayuden a prevenir y superar estas dificultades.

1. Cuidados generales

Las personas con esclerosis múltiple deben seguir una rutina de higiene bucodental similar a la de una persona sana, pero es conveniente que en la medida de lo posible sean todavía más estrictas y constantes:

Cepillarse los dientes al menos dos veces al día: tras el desayuno y antes de dormir.

• Emplear una pasta dental que contenga flúor.

• Usar hilo dental diariamente.

• Sustituir el cepillo de dientes cada 3-4 meses, o antes si se observan las cerdas dañadas.

• Limpiarse la lengua cada día (con el cepillo de dientes o con un cepillo de lengua).

• Ir a las revisiones periódicas indicadas por el dentista, en general, cada 6 meses.

• Pedir cita rápidamente con el dentista si se observa sangrado de encías, aparece un dolor de dientes / mandíbula o se percibe sensibilidad dental.

• Seguir una dieta sana, sin excederse con los dulces.

2. Consejos para superar las limitaciones que provoca la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple puede entorpecer las tareas de higiene bucodental debido a las limitaciones de movilidad, la fatiga, la debilidad muscular, los dolores, los cambios sensoriales que provoca, etc.

Seguir estos consejos podría ayudar a superar los problemas señalados:

• Utiliza un cepillo de dientes eléctrico para facilitar el cepillado; o al menos cepillos manuales con mango reforzado.

• Usa un guante lastrado (con peso, pero sin excederte) para controlar los temblores.

• Utiliza aplicadores de seda dental, que son dispositivos automatizados que facilitan su uso.

• Complementa el cepillado y la seda dental con un colutorio y/o un irrigador dental si fuera posible (pregunta siempre a tu dentista).

• Combate la fatiga manteniéndote sentad@ mientras realizas las tareas de higiene bucodental. El hilo dental podrías pasártelo en la cama si estás muy cansad@.

• Si por ti mism@ no puedes mantener un cuidado bucodental suficiente debes pedir ayuda a tu cuidador, el cual debería saber cómo mantener la salud bucal de personas con esclerosis múltiple, pues, por ejemplo, no es lo mismo lavar los dientes propios que los ajenos, y más si se trata de pacientes sensibles y con problemas especiales. Por ello, si no tiene experiencia previa, es fundamental que pregunte al dentista por las técnicas a seguir, además de orientarse con alguna guía fiable sobre el cuidado dental de personas discapacitadas.

3. Consejos para controlar la sequedad bucal

La esclerosis múltiple y los medicamentos que se utilizan para combatirla pueden provocar sequedad bucal o xerostomía. Para controlarla y evitar en la medida de lo posible los problemas derivados, pueden ayudar los siguientes consejos:

• Bebe mucha agua y bebidas sin azúcar.

• Evita la cafeína, el alcohol y el tabaco.

• Estimula las glándulas salivares con caramelos sin azúcar o un poco de limón natural.

• Utiliza humidificadores y evita ambientes secos, teniendo especial cuidado por las noches.

• Tu dentista puede indicarte un tratamiento para la xerostomía específico para tu caso.

Salud bucodental y esclerosis múltiple: mujer bebiendo agua para evitar sequedad bucal.

Intenta ser constante a la hora de cuidar tu salud bucodental

La esclerosis múltiple puede llegar a ser una enfermedad muy absorbente y complicada de gestionar emocionalmente, favoreciendo con ello que se descuiden aspectos de la salud que a primera vista no parecen muy relacionados con la misma, como por ejemplo el cuidado de los dientes. A lo que hay que sumar que el desplazamiento del paciente al dentista puede llegar a ser complicado, con lo que se tiende a reducir las visitas a la clínica o directamente no se va.

Pero la realidad es que tener una mala salud bucodental puede generar un gran malestar e incluso podría afectar de una forma más o menos directa al curso de la enfermedad; y por ello es especialmente importante intentar mantener los hábitos de higiene oral a lo largo del tiempo.

Sigue las indicaciones de tu dentista

Con este artículo pretendemos ofrecer una información orientativa para que las personan con esclerosis múltiple y/o sus cuidadores tengan un mayor conocimiento sobre cómo pueden abordar los cuidados bucodentales en el contexto de esta enfermedad. Pero lo más importante es que siempre preguntes a tu dentista, para que te ayude a encontrar soluciones y proponga tratamientos adaptados a tu caso concreto.

Te invitamos a compartir este artículo sobre esclerosis múltiple y salud bucodental con aquellas personas a las que les pueda resultar de utilidad.

Abrir chat