A medida que avanzan las investigaciones cada día parece más claro que periodontitis y artritis reumatoide están relacionadas. Sigue leyendo para conocer más sobre esta posible vinculación y la importancia que podrían tener los cuidados y tratamientos periodontales para prevenir e incluso ayudar a tratar la artritis reumatoide.

En relación a la artritis reumatoide, aún quedan muchas preguntas sin respuesta, siendo una de las más importantes la referida a las causas de esta dolencia. Por ahora, lo que se ha podido comprobar de manera fehaciente es que la artritis reumatoide no tiene origen por un motivo aislado, sino que al parecer se produce por una combinación de ellos.

Entre los factores que dan lugar a su aparición parece que la periodontitis puede ser uno de los que tienen más relevancia.

Se ha observado que quienes padecen artritis reumatoide presentan con frecuencia problemas bucales de diversa índole: xerostomía, alteraciones de la articulación temporomandibular y enfermedad periodontal son algunos de los más habituales.

A raíz de la observación de esta correlación algunos expertos sugieren que la inflamación en las encías puede ser un factor desencadenante de la enfermedad autoinmune sistémica que tiene lugar en la artritis reumatoide.

Buscando puntos de conexión entre la artritis reumatoide y la periodontitis se observa que son enfermedades inflamatorias crónicas que comparten vías y mecanismos inflamatorios e inmunoreguladores.

Pero, antes que nada, establezcamos con claridad qué son cada una de estas dolencias.

Periodontitis y artritis reumatoide: qué son y qué prevalencia tienen

Periodontitis es el término médico con el que se conoce a la enfermedad de las encías. En la mayoría de casos su aparición se debe a una incorrecta higiene bucal, que ocasiona la aparición de bacterias que terminan por afectar a los tejidos que sujetan el diente, provocando inflamación, la cual puede volverse crónica si no se aplica algún tipo de tratamiento. En los casos más graves puede conllevar la pérdida de piezas dentales.

Aunque pueda parecer que la higiene dental es una práctica muy extendida, no siempre se realiza de forma correcta, lo que se traduce en cifras más elevadas de lo que cabría esperar para este problema. Actualmente, algo más de un 38% de la población española mayor de 35 años sufre de Periodontitis, y en la franja de edad que corresponde a los mayores de 55, este porcentaje es todavía mayor. Se estima que 2 de cada 3 personas que superan esa edad ya tienen problemas de encías.

La artritis reumatoide, por su parte, también es una enfermedad inflamatoria. Puede deberse a diferentes factores, y se manifiesta por una inflamación progresiva de la cápsula sinovial que termina por hacerse crónica y destruye cartílago y hueso. Como consecuencia de ello se produce dolor, aparecen deformidades en las articulaciones e incluso puede provocar discapacidad.

Este problema puede aparecer en cualquier articulación del cuerpo, aunque donde se presenta más frecuentemente es en manos y pies. Los grupos de edad que más la padecen son los comprendidos entre los 40 y los 60 años, siendo más frecuente en mujeres. Afortunadamente, la incidencia en este caso es mucho menor, ya que solo menos de un 1% de la población mundial se ve afectado por esta enfermedad.

¿Cómo se relacionan periodontitis y artritis reumatoide?

A primera vista la relación entre una dolencia bucal y una enfermedad articular no es la más evidente. Sin embargo, hay hipótesis que apoyan su existencia.

Una de ellas es la que se articula en base a la afirmación de que la principal bacteria que causa la periodontitis (llamada Porphyromonas gingivalis) tiene la capacidad de alterar la tolerancia a las proteínas citrulinadas, y el cuerpo, al percibir esto como un proceso amenazante, genera una reacción autoinmune. Esta reacción consiste en la creación de anticuerpos cuya misión es la de luchar contra las proteínas de recubrimiento, afectando así también a las articulaciones.

La hipótesis se apoya también en estudios científicos en los que se ha comprobado que estos anticuerpos se hallan en el cuerpo hasta con una década de antelación a que la enfermedad articular haga su aparición, un hecho que a los científicos les sugiere que su aparición ha tenido lugar en algún punto alejado de las articulaciones, como puede ser las mucosas inflamadas por culpa de la periodontitis.

Por otro lado, conviene no olvidar que enfermedad periodontal y artritis reumatoide comparten factores de riesgo, como por ejemplo el tabaco, que se asocia con la presencia de proteínas citrulinadas.

Porphyromonas gingivalis

Tratamiento de la artritis reumatoide

El tratamiento de la artritis reumatoide tiene como principales objetivos minimizar la inflamación y retrasar la destrucción de cartílago y hueso mediante antiinflamatorios no esteroideos, fármacos antirreumáticos y corticosteroides, entre otros.

Pero a su vez, diferentes estudios recientes señalan los posibles efectos beneficiosos del tratamiento periodontal conservador para la artritis reumatoide, sugiriéndose por tanto que podría ser un tratamiento no farmacológico que ayuda a combatir esta enfermedad, lo que a su vez disminuiría la necesidad de uso de medicamentos como los antes mencionados, que pueden tener algunos efectos secundarios.

La importancia de la prevención

Las investigaciones sugieren que un buen cuidado bucal puede repercutir en la salud de las articulaciones, aunque se requieren más estudios clínicos para determinar el proceso bioquímico y las relaciones clínicas entre periodontitis y artritis reumatoide.

Por ello, conviene que recuerdes la importancia de que mantengas una correcta higiene bucodental diaria y acudas a las revisiones periódicas con tu dentista, con el objetivo de que puedas detectar y tratar la enfermedad periodontal antes de que avance. se haga crónica y pueda favorecer la aparición de otras patologías no relacionadas con la boca, como podría ser la artritis reumatoide.

Y en en el caso de que ya tengas periodontitis, de carácter crónico, es recomendable que apuestes por un periodoncista experimentado para que te ayude a controlar la enfermedad con las mayores garantías y así minimizar las posibles consecuencias todo lo que sea posible.

Texto elaborado a partir de diferentes noticias y artículos publicados en la web de la SEPA (Asociación Española de Periodoncia y Osteointegración) y en otras relacionadas con dicha sociedad, como Cuida tus encías.

Te invitamos a compartir este artículo con tus familiares y amigos para que también conozcan la posible vinculación existente entre periodontitis y artritis reumatoide, y con ello recuerden la importancia de cuidar la salud bucodental para evitar patologías que en principio nadie relacionaría con boca.