Existen numerosos mitos sobre los implantes dentales que se han instaurado como creencias populares sin que haya una base científica que los sustente. Con la idea de erradicar esas creencias, que dan lugar a malentendidos y confusión, vamos a enumerar aquí 5 de ellos.

1. Los implantes dentales son más resistentes que los dientes naturales

La idea de que los implantes tienen una mayor resistencia que los propios dientes se sustenta en los materiales que se emplean. Los avances en este campo han hecho creer a muchas personas que por ese motivo un implante tiene mayor resistencia que la propia pieza dental.

Sin embargo lo que se pasa por alto es que, por muy resistente que sea el material con el que se ha fabricado el implante, no deja de ser un elemento externo que se fija de manera artificial.

El diente, por el contrario, es una estructura que ha crecido integrada dentro del propio organismo, y eso lo hace más sólido.

2. Si no hay hueso suficiente no se pueden colocar implantes

Este es uno de los mitos sobre los implantes dentales que es comprensible que se haya extendido, ya que el sentido común nos dice que el implante debe fijarse sobre una superficie sólida y resistente para poder mantenerse en su lugar.

Sin embargo la odontología ha encontrado la forma de solucionar este problema, e incluso en pacientes con una superficie ósea reducida ahora es posible fijar implantes. El uso de técnicas especiales  de regeneración e injerto permite que los implantes dentales puedan colocarse en pacientes que en un principio no contaban con hueso suficiente para una sujeción consistente.

Falsos mitos sobre implantes.

3. Otro mito sobre los implantes dentales: son para toda la vida

Aunque los implantes dentales tienen una vida muy prolongada, no duran necesariamente para siempre. Sobre todo, si no se mantiene un cuidado adecuado, su duración puede verse notablemente disminuida.

Por lo general, un implante dental suele durar entre 15 y 25 años, y esos diez años de diferencia están determinados en gran medida por la higiene dental que tenga el paciente y sus hábitos de vida.

En el caso de personas que fuman, son diabéticos o tienen otros problemas de salud, esta duración puede verse reducida. Y por supuesto, la falta de higiene dental provocará infecciones que también afectará al tiempo de vida útil de estos implantes.

4. Los implantes son solo para personas de edad avanzada

El hecho de que sean personas de cierta edad las que mayoritariamente llevan implantes dentales no quiere decir que éstos solo estén indicados en esa circunstancia. De hecho la edad no es un factor decisivo ni tiene ninguna relevancia en la decisión de poner o no implantes dentales.

La única restricción en relación con la edad es que, para la colocación de implantes, el paciente debe ser mayor de 18 años, ya que es necesario que se haya completado el desarrollo óseo para que los implantes puedan ser colocados con éxito.

Por lo tanto, con independencia de la edad, un implante dental es la mejor solución para la pérdida de piezas dentales.

5. Cuando los implantes fracasan se debe a un rechazo

El último de los mitos sobre los implantes dentales que vamos a mencionar hoy es el del rechazo.

En ocasiones el implante resulta fallido porque no se logra la adecuada osteointegración, esto es, no se consigue que la pieza se integre con el hueso. Pero estos casos no pueden considerarse como “rechazo”, ya que normalmente no es un problema de que el organismo no acepte el material del que están fabricados (aunque este problema es cierto que en alguna ocasión puede darse).

Los implantes suelen fabricarse con titanio, un material que es biocompatible y en general no produce alergias u otro tipo de reacciones adversas. Así pues con una alta probabilidad no puede considerarse que el motivo por el que algunos implantes fallen se deba a un rechazo del cuerpo a la pieza que se pretende integrar.

Generalmente, los problemas de integración del implante se deben a motivos como los siguientes:

• Tabaquismo.

• Higiene bucodental insuficiente.

• Aparición de periimplantitis.

• Diabetes.

Te invitamos a compartir estos 5 mitos sobre los implantes dentales con tus seres queridos.

Abrir chat