Es habitual que los pacientes pregunten si los implantes dentales deben colocarse antes o después de la ortodoncia. Sigue leyendo el artículo para encontrar la respuesta.

“¿Puedo realizarme un tratamiento de ortodoncia si ya tengo implantes? ¿Puedo usar ortodoncia si tengo coronas dentales?”

Preguntas como estas respecto a la idoneidad de la ortodoncia en situaciones concretas son recurrentes para el ortodoncista. En este artículo vamos a tratar de dar respuesta a estas cuestiones, para lo cual conviene empezar por definir ambos conceptos.

Los implantes son elementos que se colocan en el maxilar para sustituir la raíz de un diente que se ha perdido por cualquier motivo. Por lo general están fabricados en titanio, y una vez fijados, sirven para colocar una prótesis dental que imita la apariencia y funcionalidad de la pieza original.

La ortodoncia, por su parte, es un tratamiento que se realiza cuando las piezas dentales no tienen la posición idónea, con el objetivo de corregirla. Los motivos pueden ser tanto estéticos como funcionales, ya que una alineación incorrecta de los dientes afecta a la mordida.

Cuando un paciente necesita ambos tratamientos pueden darse dos situaciones: que lleve implantes previamente a la realización de la ortodoncia o que no los lleve y ésta se practique en primer lugar para colocar los implantes con posterioridad.

Veamos por tanto qué procedimiento es el más adecuado.

Qué debe hacerse primero, ¿la ortodoncia o el implante?

La duda sobre si es mejor la ortodoncia antes de implantes o a la inversa tiene una respuesta clara considerando que los implantes, una vez colocados, no tienen capacidad de movimiento. 

Los expertos aconsejan que el tratamiento de ortodoncia sea el que se lleve a cabo en primer lugar, ya que al finalizar este, los dientes estarán colocados en la posición correcta y en consecuencia será más fácil dejar el espacio que se considere necesario para la colocación del implante.

Ahora bien, una cosa es que haya un procedimiento ideal y otra que solo exista ese procedimiento. Como veremos más adelante, la ortodoncia con implantes ya colocados también es posible.

¿En qué consiste el procedimiento recomendado?

El tratamiento previo de ortodoncia facilita redistribuir el espacio para la colocación de los implantes. El procedimiento recomendado para una persona que necesita de ambos tratamientos es el siguiente.

En primer lugar debe realizarse un estudio general de la boca, puesto que esta observación es la que va a determinar las acciones a desarrollar. En caso de que sea necesario, se realizará un saneamiento de las piezas que lo requieran, y una vez llevado a cabo este paso, se iniciará la ortodoncia con el método que se elija (ortodoncia invisible o brackets) 

El tratamiento de ortodoncia tiene una duración prolongada, que normalmente oscila entre uno y dos años, y será una vez finalizado cuando se rehabilitarán las piezas faltantes con la colocación de los implantes y coronas.

Insistiendo en lo señalado anteriormente, esta secuencia ideal no se da siempre, porque hay personas que acuden a realizarse una ortodoncia cuando ya tienen implantes. Veamos qué ocurre en estas situaciones.

Tratamiento de ortodoncia e implantes.

¿Puedo llevar una ortodoncia si ya tengo implantes?

Realizar la ortodoncia con implantes ya colocados previamente no es lo ideal, pero eso no quiere decir que no pueda llevarse a cabo. 

Si el paciente tiene ya varios implantes colocados, la ortodoncia sigue siendo una opción en muchos casos. Más compleja, eso sí, porque los implantes no tienen posibilidad de moverse de su ubicación inicial, lo que significa que la ortodoncia debe estar calculada de forma especialmente precisa para que la alineación dental encaje en el lugar adecuado.

¿Qué pasa si tengo fundas o coronas (sin implante)?

Si se llevan coronas o fundas sin que hayan sido colocados implantes con anterioridad, la ortodoncia no registrará ninguna variación respecto al procedimiento habitual.

Una corona sobre el diente natural, siempre que se haya colocado correctamente, no va a generar complicaciones en un procedimiento de ortodoncia.  Cabe recordar que las dificultades que presenta la ortodoncia cuando hay coronas colocadas sobre implantes vienen derivadas del hecho de que los implantes, una vez colocados, no tienen capacidad de movimiento. Pero si las coronas están sobre el propio diente natural, éste sigue teniendo capacidad de variar su posición con el tratamiento de ortodoncia.

Si acaso, como particularidades a resaltar en el caso de ortodoncias que se realizan sobre coronas, cabe decir que el procedimiento que se recomienda normalmente en estos casos es el de la ortodoncia invisible en lugar de los brackets, y que el tipo de adhesivo que se aplica puede ser diferente, pero incluso esta diferencia será imperceptible para el paciente.

En definitiva, cada situación requerirá de un estudio previo que permita abordar el conjunto de ambos tratamientos de la mejor manera posible, siendo altamente probable que la ortodoncia y la colocación de implantes dentales sean procedimientos compatibles.

Te invitamos a compartir este artículo con tus familiares y amigos.

Abrir chat