Muchas personas tienen la costumbre de limpiarse los dientes con palillos después de comer, sobre todo cuando quedan restos de comida en los espacios interdentales. Descubre si hacer esto es correcto, o por el contrario hay mejores alternativas.

La respuesta rápida es que limpiar los dientes con palillos no solo no es correcto, sino que directamente puede resultar perjudicial para los dientes y las encías. Además, existen alternativas más seguras y eficaces como el hilo dental y los cepillos interdentales.

¿Qué son los palillos de dientes y desde cuándo se utilizan?

Un palillo de dientes, mondadientes o escarbadientes es un objeto de madera (u otro material, como por ejemplo el plástico) fino y ligeramente alargado que se emplea para eliminar los restos de alimento de los dientes, sobre todo cuando quedan retenidos en los espacios interdentales después de comer.

Han sido utilizados desde hace miles de años en todas las culturas, siendo uno de los métodos de limpieza dental más antiguos.
En la actualidad muchas personas siguen usándolos, e incluso pueden verse en algunos bares y restaurantes, a pesar de que los dentistas los desaconsejan.

¿Por qué no es aconsejable limpiarse los dientes con palillos después de comer?

Lo palillos de dientes no tienen una esterilización adecuada, son rígidos y terminan en punta, lo que puede dañar tanto el esmalte como las encías; e incluso se pueden clavar y provocar dolor y sangrado. Si, por ejemplo, una persona tiene gingivitis, podría empeorar su situación.

Además, la incorrecta presión que se realiza con los palillos para eliminar los restos de comida que más se notan o resultan más molestos hace que se acumulen residuos en determinadas zonas y con ello se promueve la generación de placa en esas áreas.

Finalmente cabe señalar el riesgo de que los palillos de madera se astillen y pueda quedar clavada una astilla en la encía, que en algunas ocasiones podrá ser extraída con cierta facilidad (usando, por ejemplo, hilo dental), pero en otras puede ser necesario acudir al dentista para que la retire.

¿Qué alternativas hay?

La principal alternativa a los palillos de dientes es el hilo o seda dental, ya que permite retirar los restos de comida con mayor eficacia y reducir notablemente el riesgo de provocar algún tipo de daño a los dientes o las encías.

El hilo dental puede llevarse cómodamente fuera de casa (pues se vende en cajas de tamaño muy reducido) y utilizarse después de cada comida.

Una vez en casa, se puede recurrir a los cepillos interdentales, que son todavía más efectivos. Y por supuesto no hay que olvidar que siempre hay que cepillarse los dientes para mantener una higiene adecuada y evitar la mayoría de patologías bucodentales más habituales.

Te invitamos a compartir este artículo con tus familiares y amigos para que también sean conscientes de que limpiarse los dientes con palillos después de comer no es la mejor alternativa.

Abrir chat