El descubrimiento de múltiples muescas realizadas con palillos en los dientes y signos de otras manipulaciones por un Neanderthal de hace 130.000 son evidencia de una especie de odontología prehistórica, según concluye un nuevo estudio dirigido por el investigador de la Universidad de Kansas, en Estados Unidos, David Frayer.

Los resultados reflejan que el Neanderthal estaba teniendo un problema dental, el cual intentaba tratarse así mismo, dejando marcas de los palillos de dientes, roturas y también arañazos en el premolar.

“Fue una conexión interesante o una colección de fenómenos que encajan de una manera que esperaríamos que un humano de la era moderna hiciera. Todo el mundo ha tenido dolor dental y sabe lo que es tener un problema con un diente afectado”, apunta Frayer, profesor emérito de Antropología en Kansas

+ Información

Abrir chat