Conoce por qué el embarazo puede deteriorar los dientes y algunos consejos para mantener una salud bucodental adecuada durante esta etapa.

Una pauta que deberían seguir las mujeres embarazadas es acudir al dentista para llevar a cabo un buen chequeo de la salud dental y mantener una estricta higiene bucodental, puesto que durante este periodo son comunes los dolores de dientes y el deterioro del esmalte.

¿Por qué el embarazo puede deteriorar los dientes?

Según la Sociedad Española de Odontopediatría y el Consejo de Dentistas de España el embarazo pude deteriorar los dientes por diferentes causas:

• El ácido del vómito -que puede ser frecuente, sobre todo durante los primeros meses de embarazo- desgasta el esmalte, aumenta el riesgo de caries y ocasiona una mayor sensibilidad dental.

• Durante el embarazo los niveles hormonales aumentan, hay un mayor riego sanguíneo en el cuerpo y más producción de ácido en la boca.

• La xerostomía o boca seca también es común durante el embarazo debido a los cambios hormonales y la toma de determinados medicamentos, como antiespasmódicos, antidepresivos o antihistamínicos.

• La gingivitis es otro problema frecuente que explica por qué el embarazo puede deteriorar los dientes. Al igual que en los casos anteriores, se debe en gran medida a las cambios vasculares y hormonales que tienen lugar, además de la acumulación de placa bacteriana, dando lugar a una fuerte respuesta inflamatoria. Suele desaparece después del parto, pero es importante tenerla bajo control para evitar el deterioro de encías y dientes.

La combinación de estos problemas eleva el riesgo de padecer enfermedades como las caries, que los dientes se aflojen o que aparezcan daños en las encías.

Dudas frecuentes sobre la realización de tratamientos dentales en el embarazo

A la realidad de que el embarazo puede deteriorar los dientes, se suma que es una etapa que suscita muchas dudas en las futuras madres sobre los tratamientos médicos a los que pueden someterse. Por ello, a continuación se van a abordar algunas de las preguntas más frecuentes que suelen plantearse las mujeres que están pensando en someterse a algún tratamiento dental durante este periodo.

¿Son peligrosas las radiografías dentales?

No son peligrosas, siempre y cuando se adopten las medidas necesarias. En el caso de estar embarazada y requerir de una radiografía dental, el personal encargado empleará delantales y collarines para minimizar la exposición del abdómen y la tiroides a la radiación.

Con esta protección la radiografía dental puede realizarse con una muy alta seguridad y no hay que preocuparse por potenciales efectos adversos. Si bien los especialistas generalmente prefieren evitarlas siempre que sea posible aún cuando según la literatura científica suponen un riesgo extremadamente bajo.

¿Puedo ir al dentista estando embarazada?

No hay una respuesta definitiva a esta pregunta, ya que dependiendo de la etapa del embarazo será más o menos adecuado.

En la primera etapa, la que incluye los tres primeros meses de gestación, no es aconsejable. A no ser que se trate de una emergencia, ninguna mujer debería someterse a tratamiento durante este periodo, ya que en la etapa de formación del feto el uso de medicamentos está desaconsejado.

A partir del tercer mes ese riesgo ya no es tal y puede acudirse a la consulta del dentista para solucionar cualquier problema, si bien es mejor hacerlo entre el tercer y sexto mes, en los que la barriga todavía no dificulta la movilidad.

Recuerda comunicar a tu odontólogo que estás embarazada, sobre todo cuando no resulta evidente, para que pueda tomar las precauciones que correspondan.

Ortodoncia y embarazo.

Desde el punto de vista de la salud no hay motivos que desaconsejen los tratamientos de ortodoncia durante la gestación. Ahora bien, considerando que la duración suele ser prolongada y que no son tratamientos que requieran atención urgente, siempre es mejor esperar al nacimiento del niño. Pero si el tratamiento se ha iniciado con anterioridad, no hay necesidad de suspenderlo y puede continuarse sin riesgo alguno para el bebé.

Otros tratamientos

La limpieza bucal y el uso de fármacos anestésicos y materiales de restauración adecuados a la etapa gestacional, para tratar las caries, la gingivitis u otras patologías que deben tratarse y evitarse con especial interés durante el embarazo, no implican problemas de seguridad (si bien se evitarán durante el primer trimestre salvo que sea un problema urgente).

En cambio, se recomienda esperar a después del parto para tratamientos que no tienen un carácter urgente, como los blanqueamientos (que en algunos casos podrían empeorar la gingivitis), los tratamientos estéticos, la cirugía de implantes o la ortodoncia, ya mencionada anteriormente.

Consejos para cuidar tus dientes durante el embarazo

Para disminuir el riesgo de que el embarazo deteriore los dientes es conveniente que sigas los siguientes consejos:

1. Cuida tu salud bucodental con especial atención

Cuidar la salud oral es importante tanto para tus dientes y encías, como para tu salud general y el adecuado desarrollo del embarazo.

Las enfermedades de las encías pueden provocar un parto prematuro y bajo peso al nacer.

Además, existe la posibilidad de que la madre transfiera bacterias al niño por la saliva (en este sentido siempre es conveniente que no te introduzcas en la boca el chupete o cubiertos que vaya a utilizar después el recién nacido).

En general, si logras mantener tus dientes y encías sanas durante el embarazo, es probable que le evites problemas dentales futuros al bebé.

Por todo lo anterior es fundamental que extremes el cuidado tu boca y tomes medidas como las siguientes:

• Cepíllate los dientes al menos dos veces al día y usa hilo dental por las noches.

• Utiliza pasta de dientes fluorada de al menos 1.200 – 1.400 partes por millón de flúor.

• Visita al menos una vez al dentista durante el embarazo para determinar si tienes algún problema bucodental y a partir de ahí establecer con detalle el tratamiento o los cuidados que debes seguir.

Mujer embarazada cepillándose los dientes.

2. Ten cuidado con las náuseas, vómitos y el reflujo gástrico

Pueden provocar caries y otras afecciones como las que se han indicado a lo largo de este artículo.

Cuando las náuseas, los vómitos o el reflujo sean inevitables evita que pasen las horas sin cepillarte los dientes ni enjuagarte la boca adecuadamente.

3 Vigila tus encías

En puntos anteriores se ha indicado la importancia mantener una adecuada salud de las encías.

Aquí queremos incidir en la importancia de que vigiles cualquier síntoma de enfermedad periodontal, como por ejemplo el sangrado de las mismas, para acudir a tu dentista lo antes posible.

4 Evita el alcohol y el tabaco

No fumes ni consumas alcohol durante el embarazo, ya que puedes comprometer tanto la salud de tu bebé, como la tuya propia y la de tus dientes.

5 Mantén una dieta saludable

Evita picar entre horas e intenta que los antojos sean lo más saludables posibles; y cuando no puedas seguir estas recomendaciones, al menos no esperes demasiado para lavarte los dientes.

Post actualizado. La versiones anteriores fueron publicadas en las siguientes fechas: 02/06/2019 y 14/06/2021.

Síguenos en Redes Sociales si deseas acceder a descuentos exclusivos que ofrecemos a nuestra comunidad on-line y recibir más consejos / información sobre salud dental.

Te invitamos a compartir este artículo para que otras mujeres y sus parejas sean conscientes de que el embarazo puede deteriorar los dientes y por tanto es especialmente importante acudir al dentista u odontopediatra durante esta etapa para vigilar la salud bucodental.

Abrir chat