Conoce cómo afecta el Alzheimer a la salud bucodental y aprende algunos consejos para ayudar a los pacientes afectados por esta enfermedad.

El Alzheimer y la salud dental están estrechamente relacionados, en el sentido de que cuanto más avanza la enfermedad, es más probable que los cuidados bucales vayan dejándose a un lado.

Por esta razón hay que prestar una atención especial a la salud bucodental de las personas con Alzheimer. 

Además, los pacientes que padecen la enfermedad de Alzheimer tienen un problema añadido, como es el de la medicación que se les prescribe. Esta medicación provoca una serie de efectos colaterales poco deseables, entre los que puede citarse la disminución en la salivación.

Este efecto no se limita a una desagradable sensación de boca seca, sino que, al ser la saliva un elemento imprescindible para una buena salud dental, cuando ésta se ve reducida los problemas de caries tienden a ser más frecuentes.

A esto colabora también el tipo de dieta. La presencia de alimentos con exceso de azúcar y las dietas blandas son otros factores que colaboran a que la aparición de caries sea más probable, de manera que, como las personas mayores suelen llevar este tipo de dietas, hay que llevar un control estricto de la salud bucodental para evitar su aparición o desarrollo.

Ahora bien, ¿Por qué el Alzheimer afecta de forma tan directa a la salud bucodental? Conozcamos un poco mejor esta enfermedad para entenderlo mejor.

Qué es Alzhéimer y cómo evoluciona

Cuando hablamos de Alzheimer lo hacemos de un trastorno que afecta al cerebro, de forma que éste comienza un proceso irreversible que afecta a la mayoría de sus funciones y hace que el deterioro mental y cognitivo que provoca termine por imposibilitar una vida normal.

Por lo general esta evolución pasa por tres fases. 

En la fase inicial no es sencillo diagnosticarlo, puesto que el deterioro cognitivo es aún leve y se manifiesta en forma de pequeños olvidos y pérdidas de memoria que podemos confundir con despistes o lapsus puntuales.

Sin embargo, según estas manifestaciones aumentan en frecuencia, y dado que esta enfermedad se presenta mayoritariamente en personas de edad avanzada, la relación entre dichos “despistes” y la posible existencia de la enfermedad de Alzheimer se hace más evidente.

En esta segunda fase, considerada como un estadio moderado de la enfermedad, ya se detectan pérdidas de memoria importantes así como de la capacidad para razonar de forma lógica. Es en este estadio cuando ya se comienza a generar la vinculación entre el Alzheimer y la salud bucodental, puesto que las actividades como el cepillado de dientes suelen ser pasadas por alto.

La última fase es el estadio avanzado de la enfermedad, que resulta probablemente el más doloroso para las personas que lo rodean. El enfermo de Alzheimer en esta condición ya ha desconectado del mundo real y perdido la capacidad de reconocer a sus seres queridos. Además es completamente dependiente para todo tipo de cuidados, incluidos los bucodentales.

Consejos de salud oral para ayudar a personas con Alzheimer: mujer mayor en consulta de dentista.

Salud bucal y Alzheimer: consejos para ayudar a estos pacientes 

El cuidado de la boca en pacientes con Alzheimer debe entonces recaer en las personas encargadas de su atención, siendo conveniente que tengan una cierta formación sobre ello. Por ello aquí dejamos algunos consejos que pueden ser de utilidad en esta tarea.

El cepillado debe seguir realizándose dos veces al día

Precisamente por los mencionados problemas que el tipo de dieta y la medicación pueden provocar es importante no reducir las buenas prácticas de salud dental. El cepillado debe seguir realizándose dos veces al día en esta etapa por la alta posibilidad de que aparezcan problemas.

Usar el cepillo más adecuado en cada caso

En algunos casos puede ser el cepillo eléctrico, que proporciona una limpieza más exhaustiva, pero en otros tal vez sea mejor un cepillo tradicional de cerdas blandas. Depende en gran medida de lo que tolere el paciente. Consulta siempre con tu dentista.

Usar hilo dental

El uso de hilo dental sigue siendo importante para evitar la acumulación de restos y por tanto no hay razón para suprimirlo.

Si llevan dentadura postiza, limpiarla bien después de cada comida

Otro posible foco de infecciones son las dentaduras postizas, de ahí que haya que ser muy concienzudo en lo que se refiere a su limpieza. Si el enfermo, por su edad, ya no tiene la dentadura completa y usa dentadura postiza, hay que limpiarla después de cada comida.

Examinar dientes y encías al menos una vez al mes

La mejor forma de monitorizar la salud bucal en pacientes con Alzheimer es hacer un examen regular en busca de cualquier anomalía. Una vez al mes por parte del cuidador será suficiente para detectarla.

Visitar con frecuencia al dentista y seguir sus recomendaciones

El dentista asesorará acerca del uso de enjuagues antimicrobianos o cualquier solución adecuada en base a los problemas que se detecten. De ahí que no haya que espaciar demasiado el tiempo entre visitas. Una vez cada 6 meses puede ser una buena recomendación general en estos casos, si bien el especialista es quien indicará la frecuencia adecuada en función de cada caso. 

Te invitamos a compartir este artículo sobre consejos para cuidar la salud bucodental de enfermos de Alzheimer con aquellas personas a las que les pueda resultar de interés.

Abrir chat